Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

Nombre para el grupo de deviant art?

 
 
 
 
 

Ver los resultados

Últimos temas
» ¿A cual chico del barrio te pareces?
Lun Oct 10, 2016 5:41 pm por Morimorita

» KND Operacion G.E.N.D.E.R
Lun Oct 10, 2016 5:14 pm por Morimorita

» Código: NCDB
Lun Oct 10, 2016 5:04 pm por Morimorita

» [Entra agente desconocido] Hola :)
Lun Oct 10, 2016 1:45 pm por Morimorita

» Proyecto KND dōjinshi
Jue Nov 26, 2015 8:21 am por knd1000

» Una de las Backlebooth llegó!!
Jue Oct 01, 2015 6:33 pm por Solove

» Hola a todos! Vengo a dar algunas buenas noticias! La serie volverá!!
Mar Jun 09, 2015 4:19 pm por Ace The Kid

» KND Celos
Miér Mayo 13, 2015 4:09 pm por Lúh Backlebooth

» Cuentanos algo!!
Vie Mayo 01, 2015 6:21 pm por Sthefynice

Participa en
Galeria KND
Torneos de juegos KND

Y la vida sigue...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y la vida sigue...

Mensaje por abbygaby_005 el Sáb Oct 20, 2012 2:01 am

Bueno, he de volver a poner mis fanfics en un foro, esperemos que esta vez si pueda continuarlos sin problemas Shocked y ojala los disfruten! Smile
Este fic de acá es mas como una serie de oneshots q se m van ocurriendo, con distintos personajes cada uno. Pueden ser leídos como algo independiente, a pesar de ser partes de un solo fic. Además, los que ya lo hallan leído se darán cuenta de que está reescrito y con algunos cambios en la forma de narrar y correcciones de ortografia y cosas así.
Este es el primer oneshot del montón, o si quieren el primer "capitulo". Lo que les vaya mejor :P
Allí vamos!

----------------------------------------------

Y la vida sigue...
por AbbyGaby_005

Reencuentros


Todo era silencio en la casa el árbol. Era normal, porque sin los chicos jugando y riendo, parloteando sobre las nuevas cartas yipper o destruyendo los monstruos de algún videojuego, la grandiosa construcción caía en sorprendente soledad y quietud. Pero no era porque estuviese abandonada, ella estaba allí. Lo que pasa es que sola era muy callada... aunque no siempre había sido así.
Ahora estaba allí, tranquilamente sentada (tal vez desparramada sería un mejor termino) en el sillón con los pies cruzados, leyendo una revista, tal y como una antigua amiga solía hacer antes que ella. En silencio, trataba inútilmente de enfocarse en su lectura, de espantar los tantos molestos pensamientos de su cabeza, que le impedían concentrarse, y de ignorar la fuerte comezón de su brazo enyesado...

Y allí fue cuando lo oyó por primera vez: una especie de zumbido extraño, que la hizo estremecer sin razón aparente, y se prolongo durante apenas unos segundos.

Levanto rápidamente su cabeza pero aquel ruido -que estaba segura provenía del centro de la habitación- parecía haber salido de su imaginación, así que después de unos segundos de chequeo rápido a su alrededor, volvió la vista a su revista, donde un anuncio del nuevo modelo super-mejorado del "casco para novios" ocupaba la página en su totalidad.
Aburrida, la muchacha cerró su lectura y la tiró a un rincón en donde estaban apiladas un montón de otras revistas y comics, cortesía de años y años de acumulación en compras de domingo de las muchas generaciones anteriores de chicos del barrio que habían servido en el ya famoso Sector V.

Suspiró y se preparo para enfrentar a sus pensamientos, ya sabía la iban a fastidiar de un momento a otro... entonces lo volvió a oír: el mismo zumbido, per mucho mas fuerte, estremeciéndola completita una vez más. Esta vez, segura de que era real, se irguió alerta observando el vacío centro del salón de reuniones.
Un presentimiento enorme la invadió. Acaso... ¿Podría ser posible? Esa misma mañana había recibido el vídeo-mensaje del líder supremo, explicándole la situación, pero éste había especificado que él iba a arribar al anochecer, y apenas eran las cinco de la tarde… Pero no podía evitar sentir aquella bolita de esperanza hinchándose en su pecho, a pesar de que sabía perfectamente las decepciones que podría traerle el esperanzarse así... ¿sería? ¿sería el destino lo suficientemente amable esta vez?

El zumbido ahora no solo la hacía temblar a ella, sino a la sala y probablemente a toda la casa del árbol. Su procedencia- aquel punto flotante en medio de la habitación- comenzó a emitir un resplandor verde que pronto se hizo tan intenso que se cubrió instintivamente los ojos con el brazo sano hasta que se disipó, y se hizo claro que ya no era necesario. Cuando logro enfocar la vista, el humo verde, el temblor y el ruido apagándose lentamente, pudo observar en el centro de la sala... justo frente ella; una oscura silueta había aparecido en su lugar, y por un terrible segundo le pareció similar a la de Padre; pero luego se fue aclarando, perdiendo toda similitud con el nefasto villano hasta materializarse por completo en la delgada, pálida pero firme y confiada figura de un chico.
En el rostro de la muchacha apareció bastante despacio una enorme sonrisa.

Era probablemente la primera sonrisa genuina de Kuki Kiut desde hace mucho tiempo, al encontrarse cara a cara con un crecido Miguel One, que parpadeaba al sol, eternamente clavo, alto y algo torpe en sus primeros movimientos, con una chaqueta roja sobre una polera negra, sus usuales botas -solo que algunas tallas extra de la ultima vez que lo había visto- y pantalones cortos que le llegaban a la rodilla, con una serie de bolsillos bastante amplios en cada lado, guardianes de quien sabe qué secretos...

_Migue…_su voz, de pronto quebrada por la emoción, lo decía todo. _Nos avisaron de tu llegada… bienvenido… yo…_ Su tartamudeo fue interrumpido por un un grito de júbilo del recién llegado.

_Kuki!_ el chico estalló jovialmente y corrió a abrazar a su amiga_ mi chava, te extrañe mucho! A todos!_ Sonriendo de oreja a oreja se apartó del abrazo para poder verla mejor, y la sonrisa decayó rápido al verle el brazo izquierdo_... estás herida?_

_Ah, me fracturé_ admitió la chica sonriendo con tristeza_ pero no te preocupes, en unos días me sacan el yeso, tu sabes que a veces las misiones son peligrosas...vaya... también te extrañe mucho Número 1, has hecho mucha falta aquí y… wooow que alto estás!_ se interrumpió al darle un buen vistazo_ realmente has crecido… y sin embargo sigues siendo tú…_ esta última parte la musitó casi para si misma.

_Pero por supuesto que sigo siendo yo, que esperabas?_ exclamo el chico, muy animado_ tu también has crecido mucho, casi no te reconozco, también te estiraste, y estás muy bonita, je, si 4 me permite decirlo_ pero al ver el rostro de su compañera se detuvo, intrigado y preocupado. Desde cuando era él el alegre y juguetón y Kuki la callada y seria? Algo no cuadraba con esa expresión triste que tenia su amiga, no era la Kuki que él recordaba.... no, algo estaba mal aquí, y de haber tenido pelos en su brillante calva, podría haber jurado se le habrían puesto todos de punta.

_h-hey... Pasa algo? Dije algo malo?_ preguntó ansioso.

_oh... no… no es eso... es que..._ la chica negó apresuradamente, para luego vacilar y bajar su mirada al suelo _es solo que… a Wally lo destituyeron hace unas semanas en su treceavo cumpleaños_ explicó apagada la chica.

Migue parpadeó.

La miro sorprendido, enteramente pasmado. El tiempo en el espacio transcurre tan diferente al de la Tierra que simplemente no sabía su propia edad- le había dejado de parecer importante dado que ya no era un obstaculo para su estadía en la KND- y había estado tan ocupado en misiones intergalácticas que casi no se había puesto a pensar en la edad de sus antiguos compañeros de sector. Pero sin duda cuando pensaba en ellos, siempre los había vislumbrado como aquel alegre grupo de changuitos listos para comerse al mundo, vibrantes de vitalidad y ganas de hacer travesuras... nunca hasta ahora había pensado en ellos como adolescentes.

Buscó velozmente el calendario en la esquina de la sala. En efecto, casi 3 años habían pasado desde su partida, y tanto él, como Abby, Memo y Wally eran efectivamente, adolescentes ya… pero por supuesto, a el no le habían borrado la memoria… era uno de los privilegios de ser miembro de los knd galácticos, y uno de los mejores, sin duda.

La miró de nuevo, pero Kuki ya no estaba donde había estado, sibo que ahora caminaba tranquilamente hacia la cocina... que demonios Kuki, justo en este momento? cuando más cosas hay que notarnos? Así que la siguió para que le explique todo. Apenas pasó por la puerta ella le lanzo una lata, que luchó por no hacer caer y que reconoció como…

_Soda! Cielos taaaanto tiempo sin una soda… la comida extraterrestre es buena y todo, pero no hay nada como una buena lata de soda de chocolomo y unos nachos con queso en mi opinión…_ exclamó emocionado olvidándose de lo que le iba a decir a Kuki y abriendo entusiasmado su latita, preparándose para saborear la burbujeante y fría deliciaque los adultos tanto trataban de evitar que los niños consuman… pero definitivamente no estaba preparado para que un chorro del pegajoso líquido le diera con violencia en la cara, metiéndose hasta en su nariz.

_aaaaarrgg! _ fue todo lo que logró salir de su boca, mientras soltaba el envase en pánico y trataba inútilmente de evitar el húmedo ataque con sus manos.

_que rayos…?!_ Kuki, que estaba por abrir su propia lata, miro asombrada al empapado calvito farfullando al terminarse el chorro de soda. Se llevo el envasado que estaba en su mano al oído y sintió claramente el sonido de las burbujitas agitándose furiosamente en su interior. Suspiró en lo que era una mezcla de fastidio, resignación y clara preocupación.

_no puede ser… otra vez los hamsters…_ gimoteó en voz baja.

_los…hamsters?_ repitió Migue, enteramente confundido (eso estaba pasando muy seguido) mientras se quitaba la chaqueta mojada_ pero… ellos…_

_Lo sé, lo sé_ suspiró ella, interrumpiéndolo y sobándose las sienes con los dedos_ solían hacerlo únicamente con Número 4, pero ahora que se fue han estado muy aburridos. Verás, ellos tienen esta rara tradición de molestar al miembro más gruñón del equipo de cada generación. Siempre ha sido así, recuerdas que nos lo mencionaron durante nuestro entrenamiento como cadetes en la base ártica?_

Migue lo había olvidado por completo.

_eh… Si, pero claro que me acuerdo_ logró disimular, tragandose un tartamudeo en el proceso y sonriendo nervioso.

_Bueno, en nuestra generación fue Wally, y el era excelente para los hamsters, se podría decir que su relación explosiva mantenía el "equilibrio" en la casa del árbol_ empezó a explicar Kuki, sin notar el desliz de memoria de su viejo amigo. Hablaba con el ánimo que siempre invadía su voz cada vez que hablaba de sus pequeños amigos peludos, y era muy agradable ver nuevamente ese lado feliz e inocente de ella resurgiendo ligeramente, si bien todavía no era ni la sombra de lo que había sido_ ...pero ahora están teniendo problemas porque ninguno de los novatos tiene ese… pues, temperamento, todos son muy tranquilos, es técnicamente la primera vez que les ocurre algo así, el hecho que ninguno de los chicos nuevos parece molestarse mucho por sus bromitas hasta el punto de chillar como loco y perseguirlos, como hacia 4… así que han estado recurriendo a técnicas extremas y hasta algo patéticas, como esto: agitar todas las sodas existentes para que caiga el primer novato en querer una y así se enoje con ellos y los persiga y insulte y les prometa la muerte y todo ese drama que tanto los divierte, pero hasta ahora no servido nadita y están tan deprimidos…da pena verlos, de vedad…_

_oh vaya eso es muy triste supongo- espera un segundo "los novatos"_ repitió parpadeando sorprendido por la única parte del monólogo de kuki que sonaba fuera de lugar.

Ella solo volvió a sonreír _oooh vamos Migue, tontito! realmente no lo viste venir?_ ella soltó una risita corta y lo miró con cariño, y tambien con lo que parecía una profunda añoranza_ tú mismo lo dijiste no?: "Seguirá siendo el sector V" aunque te hayas ido…y Migue, lo seguirá siendo aunque todos nosotros nos vayamos... y ya todos se han ido… uno por uno, y solo quedo yo_ suspiró con tristeza, y una vez más parecía caer sobre sus hombros un peso invisible que los forzaba a mantenerse bajos_ no ha sido fácil… sabes? Verlos marcharse a todos, a cada uno de mis amigos- empezando por tí- y pasar de ser la menor del equipo, a la mayor… los novatos son todos excelentes chicos... pero siguen siendo eso para mí, los novatos. Y eso ya no es lo mismo. Ya nada es lo mismo Número 1, la verdad estoy algo cansada de todo esto, solo quiero retirarme en paz_ su voz bajo varias octavas_ no estoy hecha pare ser líder…_

_...tu eres la líder?_ susurró el, cada vez mas sorprendido por todos los cambios repentinos, y con el corazón pesaroso de ver y oír a su amiga tan triste y... rota. Algo en la aceptación pesarosa de todo lo acontecido en su vida le parecía desgarrador al chico calvo, era como si Kuki Kiut hubiese muerto y renacido como una persona mucho más seria y responsable, y que sonaba tan cansada, como solo un adulto lo estaría; no... eso simplemente no estaba bien.

_Sip, porque supuestamente, soy la que tiene más experiencia y todo eso, aunque no soy ni la sombra de lo q fueron tu o Abby, claro, pero he sabido hacer bien mi parte, ya no soy tan bobita ni alocada , tu sabes_ le sonrió de nuevo, pero definitivamente seguía siendo una sonrisa cínica y medio forzada, tan opuesta a la que él recordara y eso lo estaba poniendo nervioso_ de todos modos, pienso darle el puesto a 27, el tiene madera de líder, me di cuenta desde la primera vez que lo vi…_

_27?_ tantas sorpresas lo habían dejado medio aturdido.

_uno de los novatos, su nombre es Enrique, Quique para los amigos..._

_oh…claro…y donde están... eeeh, los novatos?_ le estaba costando acostumbrarse a la idea.

Kuki expiró por las fosas en silencio y muy despacio y dirigió su mirada al atardecer visible por la ventana _En una misión. Yo quería ir con ellos pero…_ señalo su brazo enyesado e hizo una mueca_ ojala les este yendo bien, es su primera misión solos, ya sabes, sin mí para guiarlos y eso_ añadió ligeramente preocupada.

Esto no era lo que el había estado esperando en lo absoluto, todos se habían ido menos Número 3, y ahora ella estaba tan cambiada… seria y responsable como una líder, pero casi sin la ligereza que un chico del barrio debería tener... cuanto le ha afectado realmente el separarse de sus amigos?

_... cuanto tiempo?_ escuchó preguntar de repente, interrumpiendo sus pensamientos.

_huh?_ Migue regresó a la realidad, y Kuki le devolvió la mirada con fijeza. _ De que hablas? cuanto tiempo de qué?

_cuanto te vas a quedar?_ especificó la chica de verde, rodando los ojos y sonriendo_ chico, no deberías estar tan distraído, te he estado hablando desde hace un rato_

_jeje perdón mi chava, es solo que... no me esperaba todo esto sabes? los chicos ya no estan y hay un monton de niños desconocidos en su lugar... _ el decidió saltarse directamente a responder la pregunta hecha, en lugar de seguir recordándole eso a su amiga_ tengo 2 meses, tiempo suficiente de vacación, según mis superiores_ él no estaba de acuerdo con ellos, claramente_ aunque se supone que nadie debe enterarse que estoy aquí y que tengo que disfrazarme, pero quería mostrarme a mis amigos como yo mismo antes de hacerlo…_ entonces buscó en su cinturón, y apretó una serie de botones casi invisibles, inmediatamente desde el cinturón, salió una capa metálica verde fosforescente que lo cubrió por completo.

En unos minutos delante de Kuki estaba parado un niño que no pasaba de los 9 años, de aspecto latino, piel color miel, pelo negro ondulado que le caía hasta las cejas, jeans, zapatillas negras y una polera blanca bastante simple. Le sonrió ampliamente.

_Migue?_

_buen disfraz eh? Fácilmente puedo pasar por un novato mas en tus filas, uno que no durara más de dos meses como un chico del barrio_ su voz también había cambiado, era más infantil, casi chillona. Sin embargo la confianza y fortaleza que Miguel One siempre irradiaba seguían allí.

_... puedo señalar muchas posibles fallas en ese plan_ murmuro insegura Kuki, frunciendo el ceño. Era arriesgado, y sin duda probaría ser todo un reto de llevar a cabo, semejante farsa...

_Pues por supuesto que puedes, pero no te preocupes, tengo a varios agentes de la base lunar encubriéndome, y lo tienen todo previsto_ el sonrió y le guiñó un ojo pícaramente.

Ella seguía seria.

Ok esto se estaba poniendo raro.

_Osea helloo mi chava alégrate un poco! Realmente siento no haber venido a tiempo para ver a los demás…pero al menos podremos estar los dos no?_ susurró ansiosamente el ya-no-tan-calvito muchacho.

_Bueno sí... pero solo… solo por 3 semanas, Migue_ tartamudeo ella, no atreviendose a mirarlo a los ojos.

_3 semanas? Pero…_ …pero yo me voy a quedar dos meses! pensó Migue, pero no pudo completar su replica:

_Eso es lo que me queda como agente, Migue, mi cumpleaños está muy cerca, mi cumpleaños número 13_ su voz era seca y vacía de expresión... casi. Él podía notar sin embargo el brillo vidrioso en sus ojos, y el temblor casi invisible de sus manos- espera un minuto, desde cuando se podían ver los dedos de Kuki? Su enorme sueter verde ya no le quedaba tan grande ahora... Realmente había crecido... y ese era precisamente el problema!

_ok…_ piensa rápido Migue, se dijo. Pero la verdad ahora solo podía pensar en lo que ocurriría en 3 semanas... maldición! Esa depresión era contagiosa o qué?_ bu…bueno, entonces no hay tiempo que perder, mi jefa_ hizo un saludo militar en un intento de hacerla reír, ella solo sonrió.

Bueno, al menos ya no había tanta tristeza en su sonrisa.

_Sabes… yo al igual que Abby, solo me considere una líder temporal, siempre, hasta el momento en que vuelvas tú_ comento ella, en un tono causal pero indudablemente honesto... y mucho más expresivo que el de hace unos momentos.

Migue se sintió aliviado, Kuki seguía allí, Número 3 todavía existía, incluso si había sido forzada a crecer más rápido de lo debido, aceptando la perdida de sus camaradas y convirtiéndose en la líder de una generación más joven que nunca llegaría a conocer tan bien; en ella todavía existía esa amiga dulce y cariñosa, solo debía sacarla nuevamente a la luz... antes de que se pierda para siempre.

_ah, gracias, pero si queremos que mi disfraz sirva…_ él quiso explicar.

_ya lo sé bobito,_ se rió ella suavemente, antes de mirarlo con seriedad_ pero aun así, para mi sigues siendo el líder, Migue_

Era un comienzo. Migue se propuso tratar de hacer de sus ultimas semanas como una chica del barrio, unas inolvidables. Sentía que se lo debía, en cierto modo.

_llámame Zack, ta bueno?_

_jeje de acuerdo, Zack_

Charlando bastante más relajados, volvieron a la sala, y Número 1 se sentó en el sofá en el que hace poco hhabía estado Número 3 leyendo revistas.
Kuki se dirigió al otro sillón enfrente suyo, y al mirar nuevamente a su amigo-todavía sin poder creer que estuviese realmente de vuelta- quedó petrificada.

Por sobre el hombro de Migue, a lo lejos, en línea recta con la siempre atenta mirada de Número 3, una de las muchas ventanas de la casa del árbol le acababa de mostrar algo merodeando en el exterior del sector, algo que no era uno de esos pajaritos que se chocaban contra el vidrio de los ventanales.

Algo que no era tanto un algo, como un alguien.
Pero la visión fue tan fugaz... acaso era real siquiera?

_mmm, Kuki?_ llamo extrañado su compañero, notando la repentina palidez de la chica y volteándose a ver la ventana que había llamado su atención.

No había nada allí.

Ella sin escucharlo, siguió mirando fijamente la ventana, saco una pistola de mostaza y apuntó, acercándose a grandes zancadas. Luego sacó su torso con el brazo empuñando la pistola, y registró todos los alrededores, desconfiadamente.

Pero estaban vacíos. Había sido su mente, jugándole un truco?

_Kuki? 3! que pasa?! _ preguntó Migue de nuevo, empezando a preocuparse de nuevo.

_Yo… creí…_ ella metió su cabeza, confundida_ creí ver… creí… olvídalo…_ suspiró y guardó su arma en el bolsillo_ debo estar imaginando cosas..._

Y con una encogida de hombros, los dos amigos decidieron volver a su conversación, la primera que habían tenido en años; antes que los "novatos" regresen.

Oculta entre las sombras de una rama que sobresalía encima de la ventana, una ninjadolescente escuchaba ansiosamente al dúo reanudar la charla, casi imperceptible desde su lugar de escondite.

La joven villana sonrió bajo la máscara, después de oír aquellas últimas palabras de la líder del Sector V, murmurando con suavidad:

_Oh no… no estás imaginando nada, Kuki Kiut; y lo más importante… yo tampoco._



----------------------------------------------

chanchanchaaan!!! xD
Un momento de amistad pura 1/3 (solo amistad para mí la vdad), porque no hay suficiente de eso ahi afuera!
Y una pizca (algo grandecita) de drama... porque amo el drama en los fics ಠ_ಠ
Y como me gusta decir tambien con mis dibujos: Criticas, comentarios, tomates podridos, ramos de flores...acepto d todo ^-^


abbygaby_005

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 18/10/2012
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Y la vida sigue...

Mensaje por anniap3 el Mar Oct 30, 2012 6:37 pm

DUUUUUUDEEEE!!!!!!!!! Me quedé con el nudo en la garganta y aquí me tienes, sooper inspirada en KND en vez de estudiar para los finales la proxima semana.

Sorry por no haberlo leído antes, AMO tus fics, de veras, pero el colegio me mantuvo ocupadísima.

¿Te he dicho que estoy ENAMORADAAAAA de tu narración? La forma en la que redactas todo es tan... no se, profecional. Suena muy natural, agradable y lo siento TODO (osea me llega cada frase,de veras, y últimamente eso es difícil de conseguir). Expresas incluso mejor que libros que he leído. Hace mucho que no leo un muy buen fic.

La verdad me encanta la amistad de 1/3, digo, la de todos es muy linda, pero ellos son tan... AHHH! y una de las razones por las que me gustan más es porque son una amistad muy pura y honesta y que solo son eso, Amigos.

Por favor continúale, que yo felizmente leeré y muero por ver lo que sigue, porque siempre tuve esa idea en mente. De la pobre Kuki solita por ser la menor del grupo, aunque para ser honseta, la imaginé muy lastimada, más nunca tan derrotada (eso le da más sabor a tu fic, nena ;) ). De hecho, si sobrevivía a los examenes, pensaba comenzar un fic de KND poco después de la decomisación de todos (el punto de vista estaba principalmente en 3 después de ser, junto con los del sector V, reclutada como agente en cubierto) pero no tengo la idea tan clara aún.

Niña, tienes que enseñarme a redactar así, lo digo en serio. Escribí un libro entero y tu narración le gana a varias escenas mías.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

anniap3

Mensajes : 1290
Fecha de inscripción : 22/04/2010
Edad : 22
Localización : Casa del árbol

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.